Ir al contenido principal

Cómo elegir plaza de Matrona

¡Hola compañeros/as! Ya queda nada para el EIR 17 y con él el momento de decidir qué hacer con nuestra vida si cogemos plaza. ¡Vamos a hablar de ello!.

Como sabemos no es un examen justo en absoluto, pero es al que nos tenemos que atener de momento si queremos formarnos como enfermeras especialistas en España. Afortunadamente ya queda muy poco para que el disgusto y los nervios pasen, aunque lo que nunca debemos de perder es la ilusión y la emoción por todo lo que hemos vivido y aún mejor, por lo que nos queda. Empezarán a verse los afortunados/as de conseguir una plaza en menos de lo que os imagináis, por lo que ya seguro que habrá más de uno/a dándole vueltas a la cabeza, entre que estudiáis una asignatura y otra, sobre el momento de la elección de las plazas, cuando os toque presentaros en el ministerio a pulsar el "Enter" que tanto os merecéis.





He comprobado que todos los años los nuevos residentes tienen siempre casi las mismas dudas sobre qué hospital elegir y en qué criterios basarse a la hora de ir a un sitio u otro, y además me siguen preguntando mucho sobre cómo era mi hospital, cómo elegí plaza, etc. Por ello me animo a hacer un post sobre el tema para intentar aclarar algunos puntos que considero importantes. Pienso que todos en mayor o menor medida sentimos que después de tanto esfuerzo y haber conseguido lo que nos costaba hasta imaginar podemos meter la pata con un solo click, así que si con mi experiencia puedo ayudar a que este paso sea un poco más liviano, allá que voy, aunque esta vez desde otro punto de vista diferente al que plasmé hace ya casi 3 años (¿3 años? como pasa el tiempo...).

Después de mi experiencia como residente y actualmente como matrona "adjunta", veo las cosas mucho más claras a como las veía por entonces, cuando me encontraba igual que todos vosotros, buscando información por donde podía, en todas las páginas posibles y con ganas de preguntarle hasta al frutero sobre qué opinaba respecto a irme a un sitio u otro (no se dio el caso pero oye, no faltaban las ganas). Hoy vamos a tocar los puntos REALMENTE importantes a la hora de elegir plaza en mi opinión, porque el cacao que nos montamos en la cabeza no necesariamente va encaminado hacia lo que deberíamos conocer de antemano para que nuestra residencia sea lo más completa y satisfactoria posible. Este post está muy dirigido a los que quieran elegir la plaza de matrona, pero hay algunos aspectos que se pueden extrapolar también a otras especialidades.


  • En primer lugar, como ya nos imaginaremos, vamos a llamar por teléfono a todas aquellas unidades que atraigan nuestra atención de primera mano, ya sea por cosas que hayamos escuchado del hospital, por la ciudad en sí o porque nos de la intuición, esto también vale. Por supuesto si tenemos la oportunidad de acudir en persona mejor que mejor, podremos ver las instalaciones, al personal que esté allí ese día, conocer al supervisor/a, preguntar claramente algunos aspectos que nos creen dudas...etc. Pero hay que ser conscientes de que no todo el mundo tiene la oportunidad de hacer eso, y menos si tienes interés en hospitales que están muy alejados entre sí o incluso de comunidades autónomas muy distantes, de modo que con las llamadas telefónicas vamos a intentar recoger los puntos más importantes para hacer nuestra criba.

  • Punto muy importante si los hospitales que estáis mirando están lejos de casa: las guardias. ¿Cómo son esas guardias?, ¿de cuántas horas?, ¿se cobran a parte del sueldo base?, y por último, siendo de lo más importante si eres de fuera, ¿se tienen que hacer en fin de semana de manera obligatoria o hay libertad para hacerlas entre semana?. Hay que tener en cuenta que si somos de fuera y queremos visitar a nuestra gente de una manera relativamente frecuente tenemos que utilizar para ello los fines de semana en la mayoría de los casos (ya que lo normal es que aparte de las guardias tengas que ir a trabajar prácticamente todos los días entre semana, a no ser que te dejen hacer guardia entre semana y te den saliente, que esa es otra cuestión), y si dos o tres fines de semana al mes los tenemos ocupados con guardias, en cuanto vayamos a cursos y congresos que suelen ser en fin de semana también, vamos a tener que hacer encaje de bolillo para encontrar un hueco. Poder se puede, pero tenéis que saber que es un punto negativo importante que os pongan impedimentos con las guardias.


  • Otro punto a tener en cuenta: la docencia. Aquí no solo hay que saber si el hospital en concreto imparte clases obligatorias o no, que eso creo que todo el mundo lo pregunta por sistema, si no si dan libertad para que el residente acuda a cursos, jornadas, charlas y congresos relacionados con la especialidad. Las clases que imparta una unidad pueden estar más o menos actualizadas dependiendo de cómo sea la unidad y de quién de dichas clases, aunque esto sea para echarnos las manos a la cabeza, la realidad es que puede ocurrir, por eso los sitios donde podéis estar más seguros de que la información que recibiréis va a ser fidedigna y actualizada son en estos cursos y congresos (aparte de la todo lo que busquéis en bases de datos por vuestra cuenta claro). Considero un punto muy fuerte de mi aprendizaje a lo largo de los dos años de residencia la asistencia a los múltiples cursos y congresos que fueron saliendo —aunque claro está, la mayoría de las veces tienen que salir de tu tiempo y bolsillo, hay que tenerlo en cuenta, además de la voluntad de invertir tiempo y esfuerzo en aprender más—. Aparte no solo nos aportan conocimientos actualizados, si no que nos dan la oportunidad de conocer a otros profesionales estén o no en formación, ver cómo trabajan, cómo son sus servicios, caer en qué puntos son mejorables y cuáles se están haciendo bien en tu servicio... es muy muy positivo hacer este esfuerzo de acudir si la unidad te lo permite, de ahí la importancia de conocerlo previamente.

Me voy a mojar un poco al respecto y voy a decir que personalmente prefiero un sistema de aprendizaje a base de sesiones clínicas más que un sistema a base de clases obligatorias (aunque también se podrían compaginar perfectamente y estaría muy bien, pero desconozco si hay centros que lo hacen). He ido comprobando que los residentes que han tenido una formación a base de clases obligatorias, a pesar de parecer un punto positivo en un inicio, no han aprendido tanto de esta manera como se esperaban, ya que como decía antes o no estaban muy actualizadas, o al final no integraban la mayoría de las cosas que se enseñaban porque eran por así decirlo, demasiado teóricas, y ya sabemos que nuestra mente tras varias horas de escucha activa se evade muy fácilmente. A través de las sesiones clínicas (ya sea tipo sesión, tipo revisión bibliográfica...) eres tú mismo el que se implica, tienes que buscar un tema de interés, hacer una búsqueda exhaustiva, elaborar un documento, preparar la exposición... lo que ayuda a la memorización y a integrar lo aprendido para poder llevarlo a la práctica diaria. Además de este modo también escuchas las exposiciones de los demás residentes, que suelen ser más sintetizadas y por tanto más cortas que las clases como tal, se va más al grano, y suelen tratar de temas muy variados de interés para la profesión. De este modo es como si recibieras clases actualizadas sobre muchos temas útiles pero más repartidas en el tiempo y sin precisar meses de clases de las cuales no de todas sacarás provecho. Por supuesto esto puede variar mucho entre unidades y entre experiencias, pero al menos esto es lo que yo he podido sacar en clave sobre este asunto. Estaré encantada de recibir vuestras opiniones al respecto, ¡así es como se crece!



  • A la hora de elegir hospital no siempre tomamos en cuenta este apartado, porque no se cae en la cuenta o porque parece que no va a tener tanta relevancia, pero también es importante conocer de antemano más o menos la relación que suelen tener los profesionales entre sí; está claro que esto es en gran parte algo personal y dependiendo de cómo sea cada uno se llevará mejor o peor con los demás, pero no es lo mismo un servicio donde los gines se relacionen con las matronas, las auxiliares... etc, que un servicio donde cada uno tenga una sala de estar diferente y no se dirijan la palabra más que para lo estrictamente necesario porque "cada uno debe estar con los de su categoría". Una manera de comprobar aunque sea superficialmente cómo es esta relación es preguntar si pasan tiempo juntos en el mismo espacio físico, si hablan de vez en cuando de temas que no sean relacionados solo y exclusivamente con la paciente, y aunque parezca una tontería creo que esto ayuda, también nos podría servir saber si las comidas de empresa y las comidas de despedida de residentes por ejemplo se hacen conjuntas o si todo es siempre por separado.

Esto puede parecer una chorrada sin importancia, pero os aseguro que después del cansancio de tanto trabajo en el hospital y en casa lo último que te apetece es tener mal ambiente en el día a día o directamente una relación nula con los compañeros con los que pasas tantas horas. Yo personalmente estoy muy contenta de haber podido tener buena relación con el resto del equipo. La sala de estar se compartía entre residentes, gines, matronas y auxiliares, los temas de conversación iban más allá de los relacionados con las pacientes, lo cual ayuda mucho a perder esa jerarquía tan popular de los hospitales y a que todos se sientan uno más. Creedme que en el hospital en el que trabajo ahora la relación es igual a 0, y encima me cuentan que en otros sitios puede llegar a ser de -5, ni se hablan, ni se miran, ni se saludan... es triste, pero es una realidad, así que os recomiendo que al menos preguntéis y vayáis advertidos para no crear falsas expectativas. Esto no va a condicionar vuestra formación probablemente, pero puede hacer que vuestros dos años de residencia sean un poco más agradables.

  • En cuanto al gran dilema de la elección de hospital respecto a la forma de trabajar, hay que tener en cuenta lo que cada uno busca realmente para su formación. Hay que tomar un tiempo para auto analizarse y pensar qué nos gustaría aprender y qué no, aunque esto no necesariamente vaya a ser lo mismo que nos encontremos posteriormente en el mundo laboral, por desgracia. Los puntos clave van a ser los siguientes: si deseas formarte en más o menos intervencionismo, si prefieres hacer más partos que generalmente van a ser menos personalizados (a mayor volumen de trabajo menos tiempo vas a tener para dedicarte a cada mujer) o un número menor de partos (llegando siempre al mínimo, claro está) pero con más personalización, si crees más importante ver más o menos patología, y si está dentro de tus preferencias tener más residentes "coerres" en cada año o ser menos para tener que repartir menos con los demás. Esto por enumerar los más destacados, aunque como veis y veréis hay muchas cosas a tener en cuenta.

Yo bajo mi experiencia pienso que lo ideal es un hospital intermedio, y me explico. Pienso que lo que cumple más requisitos es estar en un hospital que sea de tercer nivel pero que NO tenga una inmensa cantidad de partos al año, porque al final todos llegamos al mínimo obligatorio sin problema aunque no haya tropecientos cada día y además tienes las dos ventajas, ves patología variada, tratamientos y todo lo relacionado porque te lo derivan a ti los hospitales más pequeños pero a la vez al no tener millones de partos puedes dedicarte normalmente a estar bastante tiempo con cada mujer y aprender así el complicado pero satisfactorio trabajo de atender partos personalizados y humanizados, y sobre todo a desarrollar la paciencia (bendita paciencia que debemos desarrollar todos, y ay del que no la aprenda— o más bien de la mujer que le toque estar con el/ella). En cuanto al intervencionismo yo considero mejor un hospital más bien de baja intervención, porque tras estar en este mundillo un poco más de tiempo considero más importante "saber cuando no hacer"; que hacer ya hacemos más de la cuenta. Las resis que he conocido de hospitales más intervencionistas cuando han rotado por mi hospital la mayoría solían decir eso mismo, que conocían las recomendaciones de las guías sobre la atención al parto pero el problema que tenían es que ya no sabían cuando esperar y cuando actuar, les costaba mucho más diferenciar una situación que realmente requería una intervención por su parte de la que no; en definitiva les costaba más tomar decisiones basadas en la evidencia por la costumbre de actuar de otro modo impuesto por el personal de su servicio y sus costumbres. Afortunadamente las tendencias van cambiando cada vez más a intervenir menos, según nos va marcando la evidencia actual, así que espero que vayáis donde vayáis os encontréis gente cada vez más actualizada. Aún así tenéis que saber que la mayoría de veces aunque los hospitales tiendan más a la no intervención siempre habrá matronas que van a intervenir más y otras que menos, igual que en los hospitales más intervencionistas siempre existirán las matronas que trabajen de otro modo, esa luz en la oscuridad, por lo que en general acabas aprendiendo un poco de todo (aunque más tirando para un lado u otro dependiendo del tipo de hospital, como os comentaba). Esto es importante, bastante, pero lo realmente importante tras todo esto, es que tengáis claro que lo primero es la evidencia, te hayan enseñado lo que te hayan enseñado, que si se quiere se puede, y que nunca es tarde para aprender a hacer las cosas bien hechas. Estéis donde estéis finalmente recordad esto. Son años importantes por la cantidad de formación que recibiréis a nivel de teoría y práctica, pero no podemos olvidar que tras esos 2 años seremos dueñas/os de las decisiones que tomemos, ya no habrá nadie señalándote la tijera con la mirada para que cortes cuando sabes que no hay que hacerlo, así que esta decisión por mejor o peor que pueda resultar a priori, no tiene por qué marcar toda nuestra carrera porque no tenemos que dejar que eso ocurra. 


➤  En definitiva, esto es algo que hay que decidir con tranquilidad, sopesando todos los puntos importantes y eligiendo conforme a lo que resulte más positivo en su totalidad para cada uno de manera individual. No podemos pretender encontrar el sitio perfecto porque no existe, todos los hospitales, todas las ciudades, todos los servicios van a tener sus cosas buenas y sus cosas malas, la cuestión está en poner lo que es más importante para nosotros en una balanza y elegir lo mejor posible según lo que nosotros esperemos de nuestra residencia, ¡que son solo dos años y hay que aprovecharlos!. Pasan más lentos de lo esperado en los momentos duros, pero cuando te das cuenta han pasado tan rápido que quieres que vuelvan. Así es la residencia, un amor odio constante, hasta que pasado un poco de tiempo te das cuenta de que tomaste la mejor decisión de tu vida al presentarte al EIR, al decidir ser enfermera especialista para avanzar en la profesión, por los demás y por ti, al alcanzar la confianza que hay que tener en todo trabajo que se haga, esa que tienen las personas bien formadas y felices con lo que hacen, con su profesión. Ánimo que ya no os queda nada, estamos al final del duro camino pero al principio de otro que será mucho mejor.

"El esfuerzo y el trabajo duro construyen el puente que conecta tus sueños con la realidad"

Daisaku Ikeda.




Entradas populares de este blog

Traumas perineales y cómo evitarlos

En el anterior post hablábamos sobre las episiotomías, sobre qué porcentaje es el recomendado, qué actuaciones se están llevando a cabo en España, cómo cambian las tasas según el lugar, etc. Hoy hablaremos de qué podemos hacer por nuestra parte las mujeres —con colaboración si es necesario o si se desea de la pareja—para no solo evitar una episiotomía (aunque tenemos que tener en cuenta que aquí no solo influyen factores maternos, también están los de sufrimiento fetal), sino para evitar también los temidos desgarros y sus consecuencias.
Sí, es lo que estás pensando, vamos a tratar el tema del Masaje Perineal, además de explicar algunos conceptos que nos ayudarán a entender todo mejor.




Cada vez hay más estudios que relacionan el masaje perineal con la prevención de traumatismos perineales y su efectividad según se realice en primeros embarazos, en segundos, si se realiza con un tipo de aceite u otro... es un tema que permite un amplio catálogo de estudios aleatorios, que por otra par…

Cesárea y Episiotomía: ¿Grandes enemigos?

Esta mañana vamos a hablar sobre dos de los grandes temas de la obstetricia, y sobre qué supone ésto en nuestro país. Éstas son: la cesárea y la episiotomía.  



La idea ha surgido tras leer algo que me ha parecido interesante, es un estudio de Rafael Vila-Candel que podéis encontrar en la revista de Matronas Profesión (lo podéis leer en este enlace: https://goo.gl/bgMDSo) donde se ha observado que las mujeres lectoras de su blog —que trata sobre embarazo, parto y lactancia—, eligen éstos dos temas principalmente en sus búsquedas. Podemos pensar fácilmente en estos dos acontecimientos como complicaciones comunes de cara a un parto, y más aún si el público que accede a esta información no es sanitario, por lo que, aunque sea un tanto difícil extrapolar lo que concluye este estudio a toda la web, no sería de extrañar que realmente ocurriese ésto en la mayoría de las redes que encontramos relacionadas con la maternidad.
Nos cuenta el estudio que un 69.8% de las mujeres que consultaron esto…

Autora

Mi foto
Enfermera y matrona. Amante de los viajes, soñadora nata y coleccionista de pequeños detalles.

Sígueme por Email